¿Es favorable comprar acciones de Tesla a día de hoy?

Si existe una empresa que ha cambiado completamente el mercado de la automoción y que ha trasladado definitivamente a este sector al siglo XXI, esa ha sido Tesla. Es rompedora en muchos sentidos y ha causado sensación en los mercados financieros. Mucha gente se plantea comprar acciones de Tesla y mirando el espectacular comportamiento de sus acciones en los últimos años, es fácil adivinar por qué. Pero, ¿es un buen momento para adquirir acciones de Tesla hoy? Vamos a intentar responder esa pregunta.

Índice

Todo lo que debes conocer sobre la empresa Tesla

Tesla Motors fue fundada en el año 2003 por unos ingenieros llamados Martin Eberhard y Marc Tarpenning, en honor al ingeniero eléctrico de origen croata llamado Nikola Tesla. Elon Musk, actual líder de la empresa, no fue contratado como empleado en la misma hasta un poco más adelante, gracias a su experiencia creando empresas y a su idea de desarrollar baterías para almacenar energía renovable. Con tal de hacerse presidente de la empresa, Elon Musk invirtió 6,5 millones de dólares, dejando a Martin Eberhard como CEO y a JB Straubel como CTO.

La idea principal de la empresa era diseñar un vehículo que ayudase a acelerar la transición hacia el transporte sostenible, con todo lo que ello conlleva (paquete de baterías, motor, electrónica de potencia y un software de control que gestione todos los componentes de manera eficiente). 

De hecho, aquí nace la ventaja competitiva de Tesla, pues desarrolla sus coches como si de un paquete de software se tratase, que funcione a la perfección en el hardware que ellos mismos han diseñado (muy similar a lo que hace Apple con sus productos). Esto permite a la empresa introducir mejoras en sus coches prácticamente cada pocas semanas (otra vez, de igual manera que lo hace Apple cuando lanza las actualizaciones de su software). Esto va en perjuicio de los coches tradicionales, que se comportan igual desde su adquisición y durante toda su vida útil.

Además, el coste de mantener un vehículo Tesla es mucho más bajo que el de un vehículo tradicional de combustión, pues no hay que realizar cambios de aceite, recambios de piezas, etcétera. Las casas de coches tradicionales generan buena parte de su beneficio gracias a los servicios de postventa (reparaciones, piezas, mano de obra…) y saben que en este sentido, Tesla tiene una ventaja competitiva de cara a los clientes.

A la hora de comprar el vehículo, Tesla vuelve a hacer las cosas de manera muy diferente y vuelve a ofrecer una experiencia exquisita a los usuarios, que viven una experiencia fácil y rápida en la compra, seleccionando el modelo y sus características en la página web, dejando un depósito y yendo a buscarlo a la hora y fecha indicadas. En un concesionario normal el agente de ventas pocas veces nos puede decir un precio final y normalmente debemos ir varias veces para llegar a un acuerdo.

La gran proeza de Tesla viene gracias a su facilidad para minimizar el coste de ser propietario de un vehículo durante toda la vida del mismo, ya que solamente consta de unas 20 piezas (respecto a las más de 2000 piezas que tiene un vehículo de combustión normal), así que es menos probable que alguna de estas piezas falle. Por si fuera poco, Tesla ha comprado empresas estratégicas del mundo de las baterías que aportará nueva tecnología a sus vehículos, algo que el resto de casas de coches intenta hacer pero siempre por detrás, ya que vienen de un mercado más tradicional.

Tesla está de suerte pues juega en un campo que está muy de moda actualmente, el de reducir el efecto del cambio climático y promover un estilo de vida ecológico y más verde. Esto funciona bien en su marketing, ya que suena muy atractivo tener un coche que no contamina, que elimina las visitas frecuentes a las gasolineras y que es realmente verde respecto al medioambiente. 

A pesar de que otros productores de coches saquen modelos eléctricos al mercado, sus coches no estarán basados en un software propio, simplemente son coches tradicionales que llevan un motor eléctrico. Esto tiene riesgos, pero Tesla aprenderá a solventarlos mientras que otros productores tendrán que adquirir empresas de software para mejorar su posición respecto a la compañía de Elon Musk, lo cual es un gran valor añadido. 

Además, todos los coches Tesla vienen equipados de serie con un hardware que ofrece las funciones de piloto automático y que, en el futuro, tendrán funciones de conducción completamente automática una vez se hagan las actualizaciones de software pertinentes por parte de la empresa. De ser así, alguien que tenga un coche Tesla podría incluso ponerlo a generar dinero para el propietario haciendo de taxi autónomo cuando no se utilice, pues vamos hacia un mundo en el que la propiedad del coche no será tan importante y donde se prefiere pagar por uso y no por su propiedad.

Análisis de competidores de Tesla

A pesar del liderazgo claro que ofrece Tesla en el espacio de los coches eléctricos, existen otras empresas competidoras que están avanzando silenciosamente y que pueden empezar a hacer sombra a la empresa de Musk en un futuro cercano:

Nio: es la apuesta china para el sector de los vehículos eléctricos. Ha entregado 36 000 coches en 2020, un 111 % más que el año anterior, subiendo su valoración en bolsa más de un 1000 %. No se puede saber si el crecimiento será sostenido, pero el hecho de que sus productos tengan un precio bajo, la hace un importante competidor de Tesla.

BYD Company: siendo un acrónimo de Build Your Dreams, esta empresa china ya es un gigante dentro del país, pues produce productos en todo el rango (desde electrodomésticos hasta baterías y vehículos eléctricos). 

Volkswagen: después de que Tesla abriera una fábrica gigante a las afueras de Berlín, todos se preguntaron por qué las empresas alemanas no se subían al carro de los vehículos eléctricos. Volkswagen anunció entonces que iniciaba la producción de un vehículo eléctrico y que esperaba producir 1,5 millones de coches eléctricos para 2025.

Evolución financiera de Tesla

La evolución financiera de Tesla ha sido un camino largo y nada fácil. Inicialmente se centró en dar a conocer su producto y en lanzar nuevas líneas de coches a un precio cada vez más competitivo. Por ello, si analizamos la década que va desde 2010 a 2020, vemos que todos los años desde 2010 a 2019 la compañía tuvo pérdidas, aunque sí se aprecia que los ingresos fueron aumentando, desde los 117 millones de dólares en 2010, pasando por 2013 millones de dólares en 2013, 7000 millones en 2016 y 24 578 en el año 2019. 

Mientras tanto, la pérdida neta va desde los 396 millones de dólares de pérdida en 2012, pasando por 1961 millones en 2017, y 862 millones en 2019, y a pesar de no conocerse en dato para todo el año 2020 todavía, sabemos que en julio de 2020 Tesla consiguió por primera vez beneficio durante los cuatro trimestres precedentes, especialmente impulsados por la venta de créditos de emisiones de CO₂ a otros competidores.

Acciones de Tesla

Las acciones de Tesla empezaron a cotizar en bolsa el 29 de junio de 2010 con el símbolo TSLA en Nasdaq. Esta oferta pública (IPO por sus siglas en inglés) consiguió un total de 226 millones de dólares para la compañía, lo que la convirtió en el primer fabricante de coches en salir a bolsa tras hacerlo Ford Motor Company en 1956. 

El precio por acción en su debut en bolsa fue de 17 dólares, moviéndose en un rango lateral desde los 14,98 dólares hasta los 36,42 dólares hasta el 31 de diciembre de 2011. Un par de años después, el precio de la acción se encontraba en los 166 dólares, mientras que en 2014 alcanzó un precio de 278 dólares. El precio se mantuvo en ese rango hasta el año 2019, que alcanzó los 302 dólares. En verano de 2019 fue cuando tocó fondo antes de empezar la gran explosión que hemos vivido en el último año y medio, ya que subió desde los 225 dólares en julio de 2019 hasta los 1471 dólares (si tomamos el valor no ajustado). 

Sin embargo, a finales de agosto de 2020 Tesla llevó a cabo un stock split de 5:1, es decir, se otorgaron 5 nuevas acciones por cada acción antigua, así que el precio se dividió por 5. Hoy en día el precio de una acción de Tesla supera los 660 dólares (lo que serían más de 3000 dólares si no hubiera habido un stock split).

Proyección de Tesla en un futuro

A pesar de que muchas empresas han encontrado mucha dificultad para sobrevivir durante el año 2020, a Tesla le ha ido francamente bien y es realmente en lo que me tengo que fijar si quiero comprar acciones de Tesla. El valor de su acción se ha multiplicado por ocho, ha sido el primer año que ha encadenado cuatro trimestres seguidos de beneficios, ha superado los 3000 dólares por acción (con valores sin ajustar tras el stock split) y ha sido incluida en el índice Standard y Poor’s 500, índice de referencia en Estados Unidos.

Elon Musk dijo en mayo de 2019 que el valor de Tesla en bolsa alcanzaría los 500 billones (estadounidenses) de dólares en algún momento, cuando en el momento de decir esas palabras el valor de Tesla era de menos de 45 billones de dólares. Hoy su valor en bolsa es superior a los 632 billones de dólares, así que la compañía no deja de sorprendernos.

En cuanto a lo que podemos esperar de la empresa de Musk en el futuro, existe un cierto optimismo de que el porcentaje de ventas de vehículos eléctricos del total pase del 3 % de hoy al 10 % en 2025. Los analistas esperan un valor medio de 3,84 dólares de beneficio por acción, superior a los 2,29 dólares por acción que la empresa habría generado en 2020; en 2019 el valor era de 0,04 dólares por acción. También se espera que las ventas crezcan en un 47 % en 2021, más que en 2020, que se incrementaron un 25,70 %.

Entonces podemos ver que la tendencia de Tesla es bastante positiva y tiene el viento a favor, pues el sector del transporte más eficiente y menos contaminante causa cada vez más interés entre la población.

¿Es favorable comprar acciones de Tesla a día de hoy?

A pesar de todas las buenas noticias que se esperan para la compañía en los próximos tiempos, cuando nos ponemos a analizar el precio de las acciones de Tesla y teniendo en cuenta que son acciones sin dividendos, puede parecernos que el precio está sobrevalorado respecto a los números reportados por la compañía. De hecho, el precio objetivo medio de los analistas que estudian Tesla es de unos 411 dólares (recordemos que el precio actual es de 660 dólares), por tanto parece un poco arriesgado comprar acciones de Tesla a día de hoy.

Tal vez sería interesante tener la compañía en el watchlist para así identificar bajadas de precio interesantes para entrar en la acción a largo plazo, puesto que definitivamente tiene potencial de seguir creciendo en el futuro. Solamente entendemos que el crecimiento tiene que ir apoyado por las cifras de resultados y no solo por la emoción del momento, así que recomendamos cautela

Si ya se tienen acciones de Tesla en cartera, es recomendable mantenerlas, pero en caso de querer añadir más, seguramente veamos puntos de entrada interesantes en caso de haber una corrección en el mercado en el futuro.

En resumen, Tesla es una compañía rompedora e innovadora que ha traído muchas cosas positivas en el sector de los coches eléctricos y, en un futuro, autónomos, así que tiene muchas cosas que ofrecer. Sin embargo, ahora nos encontramos en un punto de sobrevaloración de las acciones, por tanto, recomendamos cautela en caso de querer entrar, buscando puntos de entrada a un precio inferior.

¡Empieza a invertir hoy y no te quedes atrás!

Aprovecha el boom tecnológico

Name

Al acceder declaro que soy mayor de 18 años y he leído, entendido y estoy de acuerdo con los términos y condiciones, la política de privacidad y la exención de riesgos.

¡Empieza a invertir hoy y no te quedes atrás!

Aprovecha el boom tecnológico

Name

Al acceder declaro que soy mayor de 18 años y he leído, entendido y estoy de acuerdo con los términos y condiciones, la política de privacidad y la exención de riesgos.